'50 Sombras De Grey' le ha dado mala suerte a su directora

Parece ser que en Hollywood no es suficiente que un director haya batido récords de taquilla con su película. Sam Taylor-Johnson, quien llevó a la pantalla grande la novela 50 Sombras de Grey alcanzando los 570 millones de dólares en dólares en el mundo, comienza a preocuparle que los estudios no la tomen en cuenta para dirigir.


Con una cantidad de dinero como esa, sería muy poco probable que Taylor-Johnson, 3 años después, no tenga la agenda ocupada con cientos de nuevos proyectos, pero la realidad es otra. "Te sorprendería cómo, bueno, no te sorprenderías. Tristemente, no pasó nada", dijo la directora. “Tras hacerla, estaba literalmente en la misma posición que tenía antes".

A duras penas, Taylor-Johnson ha logrado adquirir los derechos de A Million Little Pieces, la polémica novela de James Frey sobre un drogadicto y alcohólico de 23 años en rehabilitación y que acaba de ser estrenada en el Festival de Cine de Toronto.

"Me vuelve loca este asunto, no sólo por mí, porque tengo ya bastante experiencia y soy bastante valiente, puedo aguantar las puertas cerrándose en mi cara", dijo. "Pero quiero llorar por la sensación de desigualdad, y mucho más por otros jóvenes cineastas que tratan de abrirse camino, o alguien que hizo su primera película y está tratando de conseguir una segunda. Es duro, y no debería ser tan difícil".

La directora no obtuvo los contratos que hubiera querido con el éxito que significó 50 Sombras y eso ha calado muy duro en toda su carrera. Solo logró estar al mando de dos episodios de la serie de Netflix Gypsy y ahora último con el estreno de su más reciente filme presentado en el festival.


Portada: '50 Sombras de Grey' / Focus Features