Crítica a ‘Gonjiam: Hospital Maldito’, un live-stream de terror

Hay una compulsión muy humana que consiste en hacer lo que nos dicen que no debemos hacer, la cual tiene muchas variantes; una de ellas es la nunca bien ponderada: nunca vayas a un lugar considerado maldito. Tal es el caso de Gonjiam, un hospital siquiátrico real abandonado, ubicado en Corea del Sur, y considerado uno de los 7 lugares más aterradores del planeta. Y eso lo sabemos por referencias ya que nadie en su sano juicio había intentado ingresar a ese lugar… hasta que llegó esta cinta, 'Gonjiam: Hospital Maldito'.




El director Jeong Beom-sik se adentra en el género de terror con un interesante giro al recurso del found-footage (metraje encontrado de una grabación que se consideraba perdida u oculta), que tuviera un elevado punto creativo con ‘El Proyecto de La Bruja de Blair’ (la referencia occidental más palpable de esta cinta), y elige esta locación como la que nos deparará algunos sustos muy bien construidos, sin abusar de los esperables, aunque efectistas scare jumps, y apelando al tipo de horror asiático que popularizaran cintas como ‘El Aro’. Estos son los dos puntos que convergen para entregarnos una cinta de horror bastante interesante.

Por un lado, el gimmick del material encontrado aquí se robustece con la experiencia del live-stream, algo natural para una generación que convive con el Facebook Live, Periscope y demás plataformas virtuales y dispositivos hechos y dirigidos a sus intereses de figuración en las redes sociales. De hecho, la cinta nos introduce a un caso “real” de desaparición como parte de un programa visto en un espacio similar a un podcast de YouTube, llamada acordemente “Horror Stories”. Su anfitrión, Ha-joon realiza una convocatoria a sus fans para ingresar a Gonjiam, y comprobar si realmente está maldito. Todo sea por el millón de visualizaciones

Del otro, está la propia locación, y el tratamiento lúgubre de los eventos que van sucediendo en su exploración, y los consiguientes sustos que nos provoca la experiencia de los voluntarios. El elenco tiene un pequeño tiempo para conocerse antes de su peculiar aventura, y los actores utilizan sus nombres reales, además de ser ellos mismos quienes graban y registran todo lo que vemos en el ecran (una referencia más a ‘La Bruja de Blair’), lo cual favorece a que sus interacciones se vean más naturales.

‘Gonjiam: Hospital Maldito’ utiliza lo sombrío de sus derruidas instalaciones como aliado para las sorpresas, y el constante cambio de pantallas y tomas (algo que para las generaciones actuales debe verse con naturalidad) le agrega tensión al film, incidiendo en nuestra ansiedad por tratar de notar algo que no hayamos visto antes en su recorrido. Aun cuando podemos adivinar cuál será el final (que podríamos considerar un cliché al cual no escapa esta cinta), sí podemos afirmar que es un acierto no apelar a los baños de sangre deliberados sino más bien a un horror más adusto y fantasmal, en donde cada personaje debe sobrellevar la intensidad de esta incursión.



‘Gonjiam: Hospital Maldito’ es una cinta que refresca el género de terror y seguramente cautivará y asustará a los fans del horror asiático. ¿Te atreverías a recorrer este hospital? Ingresa a Fandango.lat y compra tu ticket ahora.

(Imagen de portada: BF Distribution)