#LasImperdibles: películas que amamos de Bradley Cooper

Vamos a decirlo: Bradley Cooper es, seguramente, la estrellita del momento. Con la aclamadísima -y lacrimógena- Ha Nacido una Estrella bajo el cinturón, Bradley se pone en carrera por el Premio Oscar por cuarta vez (sí, seguro no lo sabías). El bombón blondo relleno de onda y talento es, definitivamente, el niño bonito de Hollywood… ¡Y esta lista nos recuerda por qué!


Es difícil creer que el encantador idiota de la trilogía ¿Qué pasó ayer?, el mapache parlante de Guardianes de la Galaxia, y el sexy patán que conquistó a Jennifer Garner en Alias sean el mismo tipo .De hecho, también es difícil creer que no sólo sea un brillante actor, sino también dirija, produzca, escriba y guione películas con tanto talento. ¿No nos creés? ¡Mira la lista!

Imagen: Warner Bros/Fandango

Imagen: Warner Bros/Fandango


SIN LÍMITES

Limitless fue el hitazo sorpresa que nos conquistó a comienzos del 2001… Principalmente porque la gente todavía no sabía demasiado qué pensar sobre el apuesto imbécil de la primera The Hangover. Sin Límites lo puso en el mapa de la conciencia y cultura popular:. Bradley podía intepretar al escritor pobretón de Eddie Morra con tanta verosimilitud como su contraparte ricachona y exitosa, cortesía de la drogüita experimental NZT-48. La premisa distópica sci-fi jamás habría funcionado tan bien sin su crasima… De hecho, funcionó tan bien que Limitless se acaba de hallar nueva vida como serie televisiva, todo porque su potencial narrativo no tiene límites.


GUARDIANES DE LA GALAXIA

Nadie puede tenerlo todo... Pero parecería que el sujeto 89P13, sí. Rocket Racoon, el cazarecompensas más peludo de Guardians of the Galaxy es una cruza entre factores para alcanzar niveles épicos de epicidad. A saber: tome la actitud de Reina del Ghetto de los descarados comentarios en la sexy voz de Bradley, agréguele el talento indiscriminado con armas de fuego, y hornee con el calor de los increíbles movimientos de mapache creado por experimentos genéticos y cibernéticos ilegales de Sean Gunn. Rocket es un personaje increíble y, en parte, se debe a los talentos vocales del bueno de Cooper.


ESCÁNDALO AMERICANO

¡Se ha formado una pareja! Aparentemetne, la dupla Jennifer Lawrence y Bradley Cooper es oro sólido en la pantalla grande, si American Hustle y sus nominaciones al Premio Oscar son una indicación. Dirigida por el titán caricaturista de David O. Russell, la química en pantalla entre el team de estrellitas (actúan Amy Adams, Christian Bale, Jeremy Renner) merece todos nuestros aplausos. Richie DiMasso, la hipérbole italiana que interpreta Cooper, es la rockea con el pelo engominado y el guardarropa de macarra… Y sus capacidades investigativas como agente encubierto del FBI. No nos sorprende, pues, que le haya valido una nominación al premio mayor.


JOY: EL NOMBRE DEL ÉXITO

La colaboración Lawrence-Cooper no para de rendir frutos para esta lista… Y no, no es porque los dos sean, seguramente, las personas más atractivas de Hollywood. Joy es una sólida trama transgeneracional que recorre la genealogía del clan Mangano de la mano de Joy, la nena que luego se convertirá en la fundadora de una dinastía empresarial y en una matriarca por naturaleza. La traición, la pérdida de la inocencia y las cicatrices de amor serán el camino en esta intensa comedia emocional y humana que dirige -nuevamente- el loquillo de Russell. Compramos a Cooper en el rol del ejecutivo televisivo porque, pues, sencillamente le creemos todo lo que haga.


JUEGOS DEL DESTINO

¿Hay algo más tierno (más “Awwww”) que una historia de amor salpimentada con problemas mentales serios? Pues… No. The Silver Linings Playboox nos dejó a todes deseando que un ex profesor de Historia recién dado de alta de una clínica psiquiátrica se mude al lado de nuestra casa para enamorarnos mucho, muchísimo. Pat Solitano Jr. es un personaje dañado, vulnerable y complejo que funciona maravillosamente bien dentro de los confines de la comedia romántica, un yang demencial que se recupera con el ying igualmente dañado de Tiffany (Jennifer Lawrence. Otra vez.) La vuelta de tuerca del trígono Russell-Lawrence-Cooper parecería ser fórmula para el éxito que le valió al bueno de Bradley su primera nominación al Oscar por una interpretación llena de alma y dolor que nos invita a seguir ese juego del destino para, algún día, vivir un poco más felices.


¿QUÉ PASÓ AYER?

Ya sea que haya boda, despedida de soltero, o viaje rutero de solterones, a Bradley parecería salirle todo mal en la trilogía The Hangover. Obviamente, nadie con medio dedo de frente podría tomarse a ¿Qué pasó ayer? como una muestra del súmmum cinematográfico, pero el éxito de la primera entrega cambió el curso de la carrera de Bradley, que pasó de ser el clásico galán de reparto de los que abundan en los valles hollywoodenses a ser protagonista indudable de una cinta (y un bombón). El rol de Phil Wenneck -líder de la Manada gregaria de amigotes- en esta comedia cruda debería habernos entrenado químicamente para detestarlo… Es un idiota egoísta que abusa de sus amigos más cercanos y, en esencia, arruina la vida de todos los que lo rodean. Pero no: el talento para la comedia -un poco bruta- de Cooper y su carisma sin límites nos trae actuaciones desopilantes (y la preparación para las geniales películas de Russell con las que compró nuestro corazón).


EL FRANCOTIRADOR

Y aquí fue donde Bradley definitivamente se quitó de encima el mote de (nada más que un) niño bonito. Es impresionante ver qué tan profundo se sumerge el Cooper que conocemos en el rol del SEAL Chris Kyle, atragantándose su carisma natural para interpretar a este urso de hombre que jura proteger a sus hermanos del ejército. Y hay una interesantísima transformación: de ser el centro de atención en las películas de Russell y Todd Phillips, Cooper se convierte en una presencia silenciosa, omnipresente y panóptica, un perfecto asesino incapaz de aclimatarse a la vida si guerra, a sus hijos, o a su esposa. La interpretación sutil y controlada es, sin dudas, mérito del demencial talento de Clint Eastwood, que anima a revelarnos que lo más poderoso de un personaje es, en ocasiones, lo que no se muestra. Cualquiera sea el caso, sus decisiones como actor le valieron a Bradley otra nominación al Oscar.


EL LUGAR DONDE TODO TERMINA

Esto es algo así como el sueño húmedo de cualquiera: Bradley Cooper lado a lado con Ryan Gosling. The Place Beyond the Pines -un thriller ciminal de la mano de Derek Cianfrance- nos vuelve a probar el poder de transformación de Cooper (y el de un Ryan motociclista completamente tatuado).en el papel de un policía novato que quiere comerse el mundo. La oscura película sin dudas merece tu atención.


AMIGOS DE ARMAS

Otra colaboración con el bueno de Todd Phillips, War Dogs nos regala a un convincente Bradley con gafas en la piel de Henry Girard. La oscura comedia inspirada en hechos reales nos cuenta la historia del negocio perfecto de dos amigos buenos para nada que aprovechan una iniciativa del gobierno que les permite negociar contratos con el ejército estadounidense para vender armas. Obviamente, Bradley es el tipo más turbio de todos e interpreta a un traficante de armas inescrupuloso que arriba a un acuerdo de 300 millones de dólares para armar al ejército afgano en plena guerra de Irak.


HA NACIDO UNA ESTRELLA

Si no la viste, no sabemos qué diantres estás esperando: A Star is Born es la cinta del momento. Pocas veces una interpretación tan en la tecla como la de Cooper como Jackson Maine, el cantante que lucha con sus demonios en escena. No, en serio: a la función que fuimos, lloró todo el condenado cine (no exageramos). Ha Nacido una Estrella retoma los clásicos tropos hollywoodenses de esta película tradicional a toda generación con un moderno twist y la combinación explosiva yquímica en pantalla de Bradley y Lady Gaga. La típica historia de chico (famoso) se enamora de chica (no famosa) funciona tan bien por el vínculo emocional y dramático de los actores, guiado por Bradley (que dirige la cinta, escribió las canciones y adaptó el guón). Mírala y nos cuentas.



Mención de honor: Los Rompebodas

Jamás iríamos a terminar esta lista sin Sack Lodger. Sí: Sack es el tipo que asumiríamos que un tipo como Bradley Cooper podría interpretar todo el tiempo durante la íntegra duración de su carrera, si estuviera interesado en ser fichado sencillamente por su aspecto sensual. Sack es el “novio malvado” de Rachel McAdams que quiere acceder al poder político de la familia de su prometida. Es un patán de manual y Cooper se arroja en el papel con tanta facilidad que podría quedar atrapado en ese rol para siempre. De hecho, lo hace con tanta naturalidad que podríamos tranquilamente pensar que esa es la personalidad del propio Cooper. Por suerte, no es el caso, pero nos regaló una memorable actuación como el zopenco villano de The Wedding Crashers.





Imagen de portada: Warner Bros.