¿Por qué Grindelwald tiene ojos de distinto color? Johnny Depp responde

Todos y cada uno de los mágicos fundamentalistas del canon pottehead saltaron como agua en aceite al ver a Gellert Grindelwald, señor oscuro extraordinaire, interés romántico de Albus Dumbledore y maloso emperrado en la dominación mundial. Y no: no fue por las denuncias de abuso físico y emocional que pesaban sobre Johnny Depp a momento del estreno de Animales Fantásticos y Dónde Encontrarlos. Más bien, fue por un (enorme) blooper.


Es que, según lo retrata Depp, Gellert un ojo que es un túnel de oscuro y otro de un blanco perturbador. La versión cinematográfica de Johnny le da al mago tenebroso una fenomenal heterocromía, una anomalía de los ojos en la que los iris son de diferente coloración. Convengamos: es algo que jamás fue explicitado en la saga literiaria en general, o en la pantalla grande en particular. De hecho, en la escena de Las Reliquias de la Muerte en la que Voldemort lo interroga en Nurmengard, Grindelwald tiene ojos celestes (y una cara de lo más inquietante).


Pero, bueno, eso no quiere decir que un actor -en afán de apropiarse del personaje- no pueda hacer un par de sugerencias… Como, por ejemplo, darle ojos de distinto color. Y eso fue precisamente lo que hizo Depp pero, atención, con un motivo válido.

"[La heterocromía] es una elección que tiene que ver con la personalidad del personaje. Veo a Grindelwald como más de una persona, ya sabes. Casi lo siento como si fuera dos personas a la vez. Un par de gemelos en un mismo cuerpo. Así que su ojo 'juguetón' es representa su otro lado. Es como si tuviera un cerebro para cada ojo. Tiene una especie de gemelo albino y él está en un lugar en medio de los dos", dijo a Entertainment Weekly. Y tendría sentido: si lo lleváramos a un especialista psiquiátrico, Grindelwald sería mínimamente bipolar.


Eso erradica sendas teorías del fandom, como que la heterocromía era una de las transformaciones devenidas de jugar con la magia oscura (algo bastante más sutil de lo que sucedió con el amigo cara de serpiente de El-Que-No-Debe-Ser-Nombrado).


En explicaciones más canónicas, quizá tendría más que ver con que Gellert es un Vidente que puede predecir el futuro -algo que confirmó la propia J.K. Rowling. Súmele, además, que el villanísimo es uno de los más poderosos Occlumens que hayan vivido, lo que ciertamente podría afectar el aspecto físico de Grindelwald.